Ir al contenido principal

Entradas

Sentirme libre

Me gusta sentirme libre, para seguir soñando como el niño que fui y que sólo tenía sueños.
Me gusta sentirme libe para admirar cada amanecer como si fuera a ser el último que verán mis ojos.
Me gusta sentirme libre para seguir aprendiendo , caminando aun en el camino, sin ver el final, sabiendo que aun me queda mucho por aprender, porque sólo sé que aun no se nada
Me gusta sentirme libre, para no pensar en nada que no sea pensar en la vida
Me gusta sentirme libre.
Aunque no lo sea.
Entradas recientes

16 de febrero

Nació en pleno Barrio de Salamanca en Madrid, de padre vasco y madre aragonesa. Era el pequeño , tenía dos hermanas mayores, aunque a la mediana nunca llegó a conocerla. Sus padres le dieron la mejor educación posible, y no fue ingeniero técnico industrial por una asignatura que se encabezonó en no aprobar. Durante la mili se enamoró de una niña bien de Plaza de España, con la que finalmente se casó. Siempre fue muy deportista : balonmano, remo, alpinismo... pero su pasión siempre  fue el fútbol. Era del Athletic todo lo que se puede ser, casi como una forma de vida.
Tuvo un hijo y una hija. Se dedicó al comercio, primero como comercial, más tarde como autónomo. Mil proyectos iniciados y mil proyectos inacabados.
No sabría decir en qué momento se empezó a torcer la cosa. No podría deciros, porque no lo recuerdo concretamente, el primer día que le vi borracho. Al principio, éramos unos niños, puede que me pareciera algo puntual. Al final, era a diario. Tan a diario que lo eclipsa todo,…

16 de febrero

Debía de hacer mucho frío aquel 16 de Febrero en el  Madrid de la posguerra. Frío y mucho hambre. Pero en medio de tanta penuria, unos padres se sentían inmensamente felices por el nacimiento de su hijo pequeño en los bajos de un palacete de Marqués de Salamanca, donde vivía el servicio.
Humildes, le dieron todo lo que pudieron, la mejor educación posible, todo el amor del mundo. Mas creció rebelde y díscolo, para dolor de sus padresConoció a una chica bien, de Plaza de España, a la que enamoró, o de la que se enamoró, vaya usted a saber. Paseaban por Rosales y Debod, planeando el futuro, un futuro que debía ser próspero y feliz, y que nunca llegó del todo.
La vida nunca fue fácil junto a él. La inestabilidad era la constante; las discusiones el pan nuestro de cada día; las promesas, incumplidas; los arrepentimientos, breves.
Solamente sus hijos la mantenían en pie, capeando el temporal para que ellos pudieran alcanzar ese futuro que a ella se le negaba.Sin duda era un buen hombre, q…

Somos

Somos un paseo por la Cava Baja,
un encuentro casual en una parada
una ventana para soñar el futuro,
un cuarto solitario, pequeño, oscuro

Somos una noche mirando a las estrellas,
tumbados en un jardín
Somos besos y caricias, eternas
en un Universo sin finFui noches alcohólicas ,ajenas;
un accidente que me amputó la vida, ya yerma.
Somos abrazos y llantos ,para evitar la caida;
Y amor, futuro, tesón, dulzura
Fui silencio, tristeza, soledad, amarguraYo ya no sé ser un simple soy
Solo si vamos juntos, voy.

Soy tu padre

Nunca seré tu amigo.
Ni pretendo serlo.
Sé que para eso están tus pares.
Pero yo adquirí contigo un compromiso hace ya años.
Asumo que no entiendas mis argumentos, que te pases horas sin hablarme. Asumo que ese sea el peaje por cumplir mi responsabilidad.
Te guste o no, yo sé más de la vida que tú ( aunque te creas que lo sabes todo )
Te guste o no, yo conozco los peligros por los que navegué antes que tú, cuando pensaba que sabía de la vida más que aquellos que entonces velaban por mí.
No puedes ir a cualquier sitio, aunque tus amigas vayan.
No puedes estar sola a cualquier hora, aunque tus amigas lo estén.
No pretendo ser tu amigo. No, no es ese mi papel.
Yo soy algo único e insustituible.
Yo soy tu padre.

La carta

Por fin se decidió a escribir esa carta que llevaba toda una vida en el cajón de su corazón, y que la mente, o su miedo, no le habían permitido enviar.
En ella, le desvelaba su amor, desde el día en que sus miradas tropezaron por primera vez en aquella parada de autobús. Él siempre acudía al trabajo caminando para ahorrar dinero, pero aquel día de frío invierno, la lluvia invitaba a ir en transporte. Allí la vio, y desde ese día, dejó de tomar café en el bar para gastar ese dinero en el billete y poder robarle el brillo de sus ojos al sol.
Poco a poco pasaron de las miradas, a un tímido hola, y más tarde a alguna frase breve que su miedo a romper el hechizo le permitía decir.
Así supo donde vivía, o donde trabajaba, o donde pasaba los sábados. Ella esperó pacientemente el asalto a los muros de su corazón que nunca llegó.
Así fue como sus caminos nunca llegaron a cruzarse. Él vio toda su vida pasar. Los paseos con su novio, la boda, el nacimiento de sus hijas,más tarde de sus nietos, m…

Destino

Un día le dijo : iré donde el corazón me lleve
Ella pensó que la dejaría sola
por perseguir un sueño roto
Él se quedó a su lado
donde el amor hizo su nido.
Mas,cuando el corazón
 toma una decisión,
solo es cuestión de tiempo
que los pies inicien el camino
Media vida después,
seguía queriendo volar
en pos de su sueño roto.
Ella, le acompañó en su destino.